Credibilidad, ¿es posible?